Categorías Blog

Quinoa, de la persecución religiosa a la NASA

Imaginen a los pueblos originarios del imperio incaico escondiendo entre sus ropas y pertenencias los granos de sus plantas sagradas. Los españoles y su cristianismo las veían con recelo y llegaron a prohibirlas y perseguirlas. Imaginen el amor y el cuidado pasado de generación y generación hasta llegar a la actualidad y darnos algunas de las plantas más nutritivas e interesantes del mundo. Capaces de ser cultivadas en sequía, regadas con agua de mar, a gran altura, en suelos poco fértiles, con helada o un calor abrasador. Unas plantas que desde su biodiversidad colorean los campos de cultivo de todo el altiplano y más. Unos granos que hoy en día alimentan a los astronautas de la NASA en sus misiones convertidas en barritas de cereal.

La quinoa es una familia de plantas de las que se conocen más de 3000 variedades y que tienen en sus granos la composición más astuta de la naturaleza. Ricas en aminoácidos esenciales, grasas saludables, fibra soluble, almidón biodegradable, vitaminas y minerales[1]. Una bomba nutricia y americana al alcance de todos nosotros miles de años después de su domesticación.

En Bolivia y Perú se produce alrededor del 82% de la quinoa mundial pero su cultivo se está extendiendo inclusive en Europa y Asia. En el noroeste argentino se cultiva a gran altura y junto con la ayuda del INTA se prepara para ser un productor y exportador importante de estos granos.

La quinoa o quinua, sobretodo, ha entrado fácilmente en nuestras alacenas gracias a una mayor toma de conciencia de la importancia de la alimentación natural pero pocos se animan a jugar con ella. Siendo que a su vez es un pseudocereal SIN GLUTEN, es ideal para quienes tienen alguna intolerancia al mismo o la enfermedad celíaca. Acá unas cuantas ideas para incorporar:

La quínoa puede utilizarse para exactamente lo mismo que el arroz, en guisos, risottos, ensaladas y dulces! Sólo tenemos que recordar lavarla bien para sacarle la saponina, que es muy amarga e indigesta.

  • Falso risotto de quinoa. De hongos, de tomates secos, de lo que prefieras. Usala en reemplazo del arroz y mirá su untuosidad. Clave un buen queso y una buena manteca.
  • Panqueques o crepes de harina de quinoa para un desayuno nutritivo. Rellenalos con lo que más te guste y disfruta de lo liviana que es esta harina.
  • Agregada a una sopa la puede espesar y con sólo procesarla tenes una deliciosa sopa crema
  • Tostada y cocida sirve como un excelente elemento crocante para agregar a cualquier preparación dulce.
  • Cocida en agua o caldo y después enfriada puede ser la base de una ensalada increible. 100 gr de quínoa hidratada (crece al doble de su tamaño) representan una porción abundante y super nutritiva.
  • Como base para un nutritiva hamburguesa vegetal, se puede combinar perfectamente con legumbres y verduras no necesitando huevo para unir los ingredientes
  • Es excelente para rellenos de tomates. zapallitos, calabazas. Mezclada con otros ingredientes y muy condimentadas
  • El pan de quinoa de masa madre (o un pan chato sin levar que también es muy común en el norte del país) es delicioso, tiene un dejo de sabor dulce y es mucho menos indigesto y más nutritivo que el de trigo.
  • ¡Galletitas de quinoa dulces! Sí, la quinoa en forma de harina es excelente para preparar galletitas y como de por sí tiende al sabor dulce combina genial con los ingredientes más comunes, vainilla, chocolate, manzana y canela, etc. ¡Increíble también son los brownies!

[1] “El contenido de proteínas en el grano es aproximadamente entre un 12-23% de su peso seco, con un excelente balance en la composición de aminoácidos esenciales, especialmente en el contenido de lisina (5.1-6.4%) y metionina (0.4-1%) (1; 44). El contenido de aceites (8%), duplica los valores del maíz, pero además los lípidos son ricos en ácidos grasos esenciales, como el linoleico (serie ω-6) y el linolénico (serie ω-3), y no esenciales como el ácido oleico (serie ω-9). Los valores de los ácidos grasos esenciales en el grano crudo de omega 3, omega 6, y omega 9 son en promedio de 6, 52, y 23%, respectivamente (23; 37). Contiene grandes cantidades de calcio, hierro, zinc y magnesio, en comparación con los cereales más comunes. El almidón reservado en el perisperma representa un porcentaje del peso seco entre 60 a 70% (2).” El grano de quinua y las dehidrinas. AA.VV. CONICET Digital Nro.19137.

Ver en Tienda

Deja una respuesta